Loading...

5 Rincones de Cádiz que no puedes perderte

Desde finales de mayo, que publiqué el último post, he necesitado tiempo para asimilar esta ‘nueva realidad’ en la que vivimos. El confinamiento me ha servido para reflexionar, asimilar el último año que he vivido lleno de cambios personales, toma de decisiones profesionales y coger las riendas conmigo misma para tener seguridad y quitarme todos los miedos que esto ha conllevado.

Lo que tenía claro desde el primer día de confinamiento es que lo primero que iba a hacer es escaparme unos días a Cádiz. Llevo veraneando ahí desde los 14 años y es el único sitio donde consigo desconectar de todo, descansar, evadirme y tener mucho tiempo para pensar en mí.

He estado 10 días que me han sabido a gloria: he paseado por la playa, he tomado el sol, me he bañado en el mar y, por supuesto, he ido a mis rincones favoritos, que son un básico cada vez que me escapo al sur. Si estáis pensando en venir, ¡tomad nota!.

1. Costa Ballena

Cádiz es grande. Yo veraneo en Costa Ballena (Rota) por lo que me muevo más por el oeste de la Comunidad Autónoma. Todo el mundo recorre la ‘urba’ en bici. Es un ambiente muy familiar y lo que merece la pena de aquí es la playa, completamente salvaje. Además, está genial comunicado, tienes Chipiona, Sanlúcar de Barrameda, Rota, El Puerto de Santa María, Cádiz y Jerez en un radio de entre 10 y 30 minutos.

2. Chipiona

No es el municipio más bonito pero siempre que voy me acerco al Santuario de Nuestra Señora de Regla (de la que soy muy devota), con unas vistas al mar espectaculares de las cuales disfruto andando por el paseo marítimo hasta llegar al puerto.

Para comer/cenar:

Casa Paco en el puerto (tienen un pescado de escándalo) o el Rincón del Jabugo, si preferís algo de picoteo. Otro plan que me encanta es ir a Picocco y tomar un mojito mientras ves la puesta de sol.

3. Sanlúcar de Barrameda

Es al sitio que más me gusta ir. El centro es precioso, lleno de edificios señoriales con fachadas blancas, suelo empedrado y un ambiente de lo más acogedor. Es un clásico venir a ver las carreras de caballo en agosto que se celebran en la playa.

Un básico es la Playa de Bajo de Guía, con la desembocadura del río Guadalquivir que separa el Parque Nacional del Coto de Doñana. Recomiendo ir a ver la puesta de Sol ya que las vistas son espectaculares.

Si os apetece, hay un barco que te cruza desde Bajo de Guía a Doñana y puedes pasar el día en la playa.

Para comer/cenar:

El Mirador de Doñana (en Bajo de Guía) para comer pescado de cualquier tipo, Bar Juanito (mi favorito) donde hacen las mejores ‘papas aliñás’ y ensaladilla rusa, y Casa Balbino, un clásico para comer pescado frito y tortitas de camarones y que está en la Plaza del Cabildo al lado de Helados Toni, donde tenéis que ir a tomar un helado si tenéis hueco.

4. El Puerto de Santa María

Recomendaros un solo rincón me va a costar mucho. Desde que veraneo aquí, he vivido diferentes etapas en el Puerto: playa, salir por la noche, ir a cenar con mis padres, escaparme un fin de semana con amigas…la verdad que tiene de todo.

La playa no es nada del otro mundo. Si tengo que elegir una es ‘la calita del puerto’, con aspecto más salvaje y unas vistas muy bonitas a la Bahía de Cádiz. Este es uno de mis rincones favoritos por la noche, ya que el cielo se ve estrellado y Cádiz completamente iluminado.

Para comer/cenar:

Casa Paco Ceballos, cuando mis padres están aquí y yo vengo en tren hasta el Puerto, llego a la hora de cenar adrede para ir directa aquí. Es de pescado, gambas, choco, puntillitas, cazón en adobo…todo está riquísimo.

Venta la Rufana, con brochetas de pescado riquísimas, el gallo empanado y la tarta imperial.

Bar “Er Betis” un mítico del centro del puerto, es un bar de tapas y, por supuesto, no podéis dejar de probar las albóndigas.

Heladería Da Massino, para tomaros el helado de tejas del Puerto (aunque todos los sabores están de llorar), y para tomar algo después de cenar, La Cristalera.

5. Cádiz

Mi tacita de plata, estoy enamorada de la capital. Cada rincón, cada calle, cada edificio es mágico y especial. Desde la Catedral recorro todo el Paseo del Vendaval andando hasta llegar a la playa de la Caleta, donde veo la puesta de sol. Es de las más bonitas y especiales.

Pasear por el Parque Genovés, perderte en su casco antiguo hasta que te entre hambre de tanto recorrerla.

Para comer/cenar:

El Faro de Cádiz, aunque tiene restaurante, cenar en la barra se ha convertido en un indispensable para mí. Suelo pedir ensaladilla de choco, mollete de mollejas, boquerones fritos, croquetas de jamón y mollete al vapor de Roast Beed en Manteca colorá, entre muchas otras cosas que tienen en la carta.

Taberna Casa Manteca, otro clásico de Cádiz. Aquí encontrarás chacinas, tapas y vinos en un local de 1953 decorado con azulejos, viejas botellas y fotografías y carteles taurinos. Los chicharrones y la mojama es un espectáculo. En diciembre de 2019 abrieron en el local de enfrente, donde podéis tomar choco, puntillitas, cazón, boquerones…

Estos son los rincones donde siempre me pierdo cuando me escapo a Cádiz. Hay muchos más pero comparto mis favoritos y donde voy siempre con mi familia y amigos. Si queréis alguna recomendación más no dudéis en preguntarme. Y, por supuesto, espero gustosa las vuestras.

También te puede gustar

Comentarios (2)

  • Sonia 1 mes atras Responder

    Enamorada de esta ciudad! me encanta! gracias por la información! lo tendré en cuenta en mi próxima visita!

  • Sonia gnn 3 semanas atras Responder

    Cádiz… lugar fantástico para perderse!

Deja una respuesta