Loading...

Mobiliario: Sofás que no pasan de moda

Esta semana comienza la Milan Design Week, y como cada año Charlie y yo nos vamos unos días para conocer todas las novedades de diseño, decoración, arquitectura, arte… y todo lo relacionado con nuestro gremio. Tenemos muchísimas ganas de contaros todo, pero preparando el viaje, he estado echando un ojo a las instalaciones y presentación de algunas cosas y, por lo poco que he podido mirar ¡todo tiene súper buena pinta! y hay muchas novedades.

Siempre que hago un viaje así, intento traer la máxima inspiración e ideas posibles, ahora mismo en el estudio tenemos mucho trabajo de decoración y amueblamiento de casas y viene muy bien para poder actualizárselas a los clientes, aunque me he dado cuenta de una cosa, y es que los básicos nunca fallan.

Por ejemplo, un sofá. Siempre piden que sea cómodo, bonito y que les dure muchos años (seguro que si estás leyendo esto alguna vez lo has pensado), y yo también estoy de acuerdo. Al final es nuestro rincón de desconexión donde vemos una serie en familia, tenemos un rato para leer o simplemente nos echamos una siestecita el fin de semana 😉

Hay dos sofás que son un clásico y nunca pasarán de moda: el sofá Chester y los sofás nórdicos. Ambos muy diferentes pero siempre encajan en cualquier proyecto de decoración. Uno quizás para dar un toque más retro, vintage e incluso industrial, y los nórdicos para estilos más modernos, clásicos o escandinavos.

En Muebles Marieta tienen ambos modelos y desde el día 10 de Abril hasta el 25 están con un 15% de descuento. Y para que veáis cómo incluirlos en la deco de vuestra casa, os dejo algunas fotos de inspiración.

Como os he dicho, el sofá Chester es un clásico del estilo industrial, pero también se puede incluir en una casa más clásica, ya que sus colores marrones y negros son tranquilos y combinan bien con maderas, cortinas de lino, bustos e incluso lámparas de araña.

Van muy bien en interiores con mucha luz, y la textura de su piel y su capitoné, hacen que sean tan especiales.

En cuanto a los sofás nórdicos, el aspecto es mucho más sutil y tranquilo. Suelen ser sofás de colores agrisados para poder combinarlos con cojines o mantas mostaza, negro, blancos e incluso grises oscuros, normalmente con algún dibujo geométrico.

También tienen un detalle abotonado en el respaldo y una estructura de patas cónicas con zócalo de madera, que le da ese toque cálido y nórdico. A parte del gris, admite colores vivos como rosa, azul, amarillo… pero en tonos pasteles para que no pierda esa tranquilidad que transmite.

Y vosotros, ¿con cuál de los dos os quedáis?

También te puede gustar

1 Comentario

  • Ramsign 3 meses atras Responder

    Sin duda me quedo con los clásicos. Mis felicitaciones por las fotos Rocío.

Deja una respuesta